Comienza la Novena de la Arquidiócesis

Bajo el lema, “Virgen del Rosario, Madre Nuestra ¡enséñanos a ser fieles al Amor de Dios!”, la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Paraná, comienza este miércoles 28 la novena patronal, en honor a Nuestra Señora del Rosario, patrona de la Arquidiócesis

Se invita a que cada comunidad parroquia pueda rezar la novena.

Los temas de cada día, junto al Decanato que tiene a cargo cada misa de las 19:00, pueden consultarse aquí.

Aquí también, está disponible la Novena para poder celebrar estos días.

Fiesta Patronal de Santa Teresita

Bajo el lema «Desde el cielo, bendícenos gran santa», la comunidad de la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, de Paraná, inició el pasado jueves 22 su Novena Patronal, la cual se extiende hasta el viernes 30.

Los horarios de las Misas durante la Novena son: 

De lunes a viernes: a las 8:00 y 20:00.

Todos los días, a las 19:30: Adoración al Santísimo, Oración del Santo Rosario y Rezo de la Novena. Cada día se transmitirán las Misas por el Facebook Parroquial, y serán presididas por sacerdotes que han tenido cercanía con la Comunidad.

El sábado 1 de octubre, día de la Santa Patrona, la Santa Misa será a las 18:00 en el atrio del Templo Parroquial, y luego procesión por las calles del barrio.

Fiesta Patronal San Miguel Arcángel

Paraná

La Parroquia San  Miguel Arcángel de Paraná  está culminando la  novena patronal. Los horarios, son los siguientes: a las 18:20 es el rezo del Rosario y Coronilla. A las 19:00.

El jueves 29, Dia Patronal, la procesión será a las 16:30 y la misa a las 17:30 presidida por Mons. Juan Alberto Puiggari.

Acompañará con la Misa Entrerriana, Rubén Cuestas y su coro. Finalizada la misa, actuará la Banda de la Policía de Entre Ríos.

200 años de la antigua Capilla de San Miguel en Paraná

La  Capilla Norte de San Miguel cumple este 2022, 200 años. Compartimos artículo de interés, de la profesora Celia Godoy, quien fuera Responsable del Archivo Arquidiocesano de Paraná, publicado en el sitio Catolicus.

Datos históricos

En el Archivo histórico de la Provincia se encuentra el primer libro de fábrica donde constan los siguientes datos:

División Hacienda – Serie X. Caja 1 a 7- Documentación de Asuntos Eclesiásticos. 1805 a 1875. Libro de fábrica de la Iglesia Nueva (San Miguel) Paraná. Del 14 de marzo de1822 al 31 de diciembre de 1874 (40 folios útiles).

Por esta información sabemos que en, esta fecha se abrió el libro para juntar las limosnas para la construcción del nuevo templo.

Fue el Padre Antolín Gil y Obligado el promotor de esta capilla, de la que poco se sabe pero tan cara a los paranaenses. Conocida es la advocación por la presencia jesuítica de la estancia que ocupaba esta zona.

Sabemos por la historia de nuestra provincia que desde los primeros pobladores de la Bajada tuvieron que resolver la confrontación con los pueblos aborígenes. Esto exigió adoptar medidas defensivas: instalación de un fuerte y conformación de un cuerpo de milicias.

Aún sin una fundación oficial ni respaldo jurídico, la “Bajada del Paraná” se consolidó con el incremento de la población permanente, la erección de la Parroquia y la institución de la Alcaldía de la Hermandad.

Una impronta afroamericana

La presencia de población afroamericana en Paraná, está registrada desde muy temprano. En 1784, el Capitán de Fragata Juan Francisco Aguirre, refiriéndose a los orígenes del “pueblo o capilla de Nuestra Señora del Rosario de la Bajada”, dice que:

“A principios de este siglo, pasaron los tres primeros vecinos de Coronda, afligidos de la persecución de los Abipones, a poco pasaron sus ganaditos y uno después de otro se situaron donde les pareció mejor. Por el año 1740 ya tenían capilla, cuyos primeros ranchos alrededor fueron de unos pardos…” (Aguirre 1951: 386).

Según el Censo de 1844, en Paraná solamente había 29 individuos calificados como “esclavos”, lo que indujo a autores como Filiberto Reula a considerar que “el negro esclavo, llegó en número muy reducido a estas tierras y su unión con el blanco fue muy rara: su sangre se diluyó en su mezcla con el aborigen.

A partir de 1813, con la “libertad de vientres” decretada por la Soberana Asamblea, la calidad de “esclavos” quedó reservada a los nacidos antes de ese año, con lo que se produjo un envejecimiento y desaparición progresiva de los mismos. Los nuevos “hombres libres”, sumados a los libertos por diversas causas y a los fugados, se mezclaron con los indios y los blancos pobres, aportando su caudal genético y cultural para la conformación de las poblaciones del área rural y la periferia urbana.

Las guerras civiles debieron incrementar la tasa de nacimientos de negros y mulatos, como consecuencia de la actuación de los hombres en los ejércitos. Al respecto es importante destacar la presencia reiterada de los batallones de Pardos en Paraná, con la previsible secuela de mujeres e hijos abandonados, que luego seguirían residiendo en la ciudad. Esta población se concentró poco a poco en los terrenos baldíos ubicados al norte de la ciudad actual, entre la loma conocida como el “Alto del Molino” y el río, pertenecientes en su mayoría al Obispado de Paraná, por donación de la Señora de Larramendi.

En el “Barrio del Tambor”

La peculiar topografía de Paraná, cortada por arroyos que desbordaban y conformaban lagunas y pantanos, transformando los barrios en sectores aislados; y el crecimiento vegetativo del “Barrio del Tambor”, fueron incentivo suficiente para que en 1822, se levantara allí el segundo edificio religioso de la Villa (y el primero de ladrillos, ya que la Iglesia Matriz era de adobes), la Capilla de San Miguel Arcángel.

La Capilla Vieja (Monumento Histórico Nacional por Decreto Nº 1.298 del 29-12-2000), prestó servicio entre 1822 y 1860.

Lamentablemente no se conservaron planos ni ningún otro tipo de documentación sobre su construcción, salvo la litografía que aparece en los libros y actualmente extraviada, y la acuarela de A. Goering, donde se pueden observar las paredes de la Iglesia nueva, y la cúpula de la Capilla Vieja.

Como dijimos al principio, la iniciativa para la construcción provino del cura Antolín Gil y Obligado, principal autoridad religiosa de la Villa; que la piedra fundamental se colocó el 14 de marzo de 1822, y que fue financiada mediante aportes del gobierno y donaciones del vecindario. Su erección está inserta en la disputa entre los partidarios de San Miguel y la Virgen del Rosario, enfrentados por la designación del Patrono de la Villa, zanjada tres años después mediante una votación pública.

El templo cúbico

El edificio es un cubo de 7 m de lado coronado por una cúpula hemisférica terminada en una linterna. A los costados presenta dos habitaciones simétricas, destinadas a sacristía y alojamiento del cura. Se ingresaba por un largo corredor y había en el interior un altar con dos gradas.

Las dos campanas estaban ubicadas fuera del edificio en el lado Este.

En la Capilla se encontraba la imagen de San Miguel, precedente del Alto Perú donada por Pascual Echagüe y la pila bautismal de origen jesuítico. La imagen de San Miguel ocupaba el centro y a sus costados se hallaban las de San Rafael y San Gabriel, todo ello completado por un coro de madera y un armonio.

Los pobladores se afincan

Con la reestructuración producida en 1836 a partir de la conformación de la Plaza Echagüe y la apertura de la Alameda de la Federación, se modificó sustancialmente el ámbito urbano, y la Iglesia Nueva se orientó en relación al eje que unía la Plaza Mayor con el puerto, dando la espalda al barrio negro.

En tanto se producían estas reformas, los curas a cargo de la Iglesia San Miguel, primero Francisco Álvarez y luego Miguel Vidal, comenzaron a entregar terrenos en donación para que se afincara la gente pobre de la ciudad, especialmente la población africana y afroamericana, que ya tenían un núcleo importante de viviendas al NE de la Iglesia.

Mediante esta práctica, que fue bastante habitual, se comenzó a distribuir la mayoría de los terrenos ubicados entre las actuales calles Buenos Aires, Carlos Gardel-Colón, y Salta, hasta entonces despoblados. En ese año comienza la construcción de la actual iglesia”.

Bovril

En Bovril la actividad prevista el jueves 29 por la celebración de su patrono será una misa a las 9:30, presidida por el arzobispo Juan Alberto Puiggari y procesión con la imagen de San Miguel por las calles de la ciudad.

En tanto, el viernes 30 a las 17:00 habrá responso y misa en el Cementerio

Fraternidad Mariana

La Fraternidad Mariana de Teresita de Lisieux comenzará el miércoles 28 el Triduo en honor a Teresita. Según expresaron, la fraternidad vive como centro de su espiritualidad el Caminito de Infancia Espiritual que es puesto a fuego en una vida oculta y sencilla de Nazareth. “Este Caminito que nos legó Teresita, no es para una élite sino para todos aquellos que a pesar de su miseria y pequeñez, deseen ser santos”. Por eso invitan en estos días a caminar en la espiritualidad de Teresita de Lisieux que se viene haciendo desde 2007. Asimismo, toda la Doctrina de la Infancia Espiritual en la Fraternidad se da a aquellos que ya hayan caminado en las escuelitas de María. Estas son las Escuelitas de Infancia Espiritual.

Programa

Los días miércoles 28, jueves 29 y viernes 30, habrá Adoración a las 17:00; Rosario a las 18:30 y Eucaristía a las 19:30.

En tanto, el sábado 1 – día de la Fiesta de Teresita de Lisieux – habrá Adoración a las 17:00; Rosario a las 18:30 y Eucaristía a las 19:30, donde tendrá lugar el Acto de Ofrenda, lluvia de rosas, veneración de reliquias.

Patronal de Nuestra Señora de San Nicolás

  • Paraná

Desde la Parroquia Santo Domingo Savio se informó sobre la Fiesta Patronal de la Virgen del Rosario de San Nicolás que se realizará bajo el lema “Madre del Rosario, ayuda a nuestras familias a renovar la fe”.

El domingo 25 será la procesión a las 17:00 que partirá desde la Parroquia hasta el campito Virgen de San Nicolás –División de los Andes casi Crisólogo Larralde-. A las 17:30 será la misa. Luego habrá Peña Familiar.

  • Villaguay

En Villaguay la actividad patronal en honor a la Virgen del Rosario de San Nicolás será el domingo 25 a partir de las 9:00, con la celebración de la misa. Por la tarde, a las 17:00, tendrá lugar la procesión y misa. La actividad será en el Santuario María del Rosario de San Nicolás. En caso de lluvia será en la Parroquia Inmaculada Concepción.

Nuevo Sacerdote en la Arquidiócesis

Este miércoles 21 tuvo lugar la Ordenación Sacerdotal de Julián Rodríguez. La celebración estuvo presidida por Monseñor Juan Alberto Puiggari en la Catedral. Estuvieron acompañando sacerdotes, familia, amigos y demás laicos; como así también las comunidades de la Parroquia Santa Rosa de Villaguay, donde el flamante sacerdote está ejerciendo su ministerio pastoral y también la Parroquia Santa Lucia, su  comunidad  de origen. Luego se compartió una cena a la canasta en el Salón del Colegio “Nuestra Señora del Huerto”.

La primera misa del Pbro. Rodríguez será el sábado 24 a las 20:00 en la Parroquia Santa Lucía. “Nuestro mundo tiene necesidad de esperanza, estamos viviendo la  asfixia de ocultar a Dios de nuestra cultura y la parálisis del pesimismo. Sé profeta de esperanza, grita al mundo la esperanza, pero no una fácil o ilusoria, sino la que nace de la cruz Pascual de Cristo”, expresó Monseñor Puiggari en un tramo de la Homilía, cuyo texto completo puede leerse aquí.  

HOMILIA DE ORDENACION DE JULIAN RODRÍGUEZ

Catedral de Paraná

21 de septiembre de 2022

Queridos hermanos:

            Dios, por boca del Profeta Jeremías, nos dice: «Os daré Pastores según mi corazón». Con estas palabras, Dios promete a su Pueblo no dejarlo nunca privado de Pastores que lo congreguen y guíen.

El Pueblo fiel experimenta siempre la realización de este anuncio profético. Y en esta noche, la Iglesia que peregrina en Paraná es testigo del cumplimiento de estas palabras del Señor, con la ordenación de un nuevo sacerdote; por eso damos gracias a Dios porque una vez más ha cumplido Su Promesa. Con inmensa alegría estamos participando de la Eucaristía en la que este hermano nuestro va a recibir el sacramento del Orden que lo configurara con Cristo Cabeza, Pastor, Siervo y Esposo de la Iglesia.

La vocación sacerdotal  es un misterio de la elección divina: «No me han elegido ustedes a mí, sino que yo los he elegido a ustedes, y los he destinado para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca» (Jn. 15,16);  «Antes de formarte en el vientre materno, yo te conocía; antes que salieras del seno yo te había consagrado, te había constituido profeta» (Jr. 1,5). Estas palabras inspiradas de la Sagrada Escritura estremecen profundamente el corazón de todo sacerdote, seguramente en esta noche el de Julián.

Pero podríamos preguntarnos: ¿qué significa ser  sacerdote? ¿Tiene validez en un mundo secularizado como el nuestro? ¿Vale la pena?

Para contestar tenemos que avivar la fe, sumergirnos en el plano sobrenatural y tratar de asomarnos con admiración al Misterio, desde una relación esencial con Cristo.

El mundo ha cambiado enormemente, y sigue cambiando a un ritmo vertiginoso; ya nada nos asombra… pero sin embargo  sigue siendo válido que la única respuesta para las soluciones a los grandes conflictos de nuestro tiempo es Jesucristo,  el Único que salva, «aquel a quien el Padre santificó y envió al mundo» no para condenarlo, sino para que el mundo viva y se salve.

 Y si creemos esto, quedamos admirados frente a la grandeza de lo que pasa hoy. Porque  el sacerdote se ubica  en la misma consagración y misión de Cristo: » Como el Padre me envió, también yo los envío a ustedes». » Como el Padre me ama, Yo también los he amado”. Solo así se comprende lo radical del llamado y lo irreversible de la respuesta que va a dar Julián. Cristo tiene derecho a elegirlo y a enviarlo, de una manera original y única. Cuando se lo piensa en la fe, se  comprende algo de lo misterioso y maravilloso que estamos viviendo…Como decía el Santo Cura de Ars “si comprendiéramos el misterio del sacerdocio, moriríamos, pero no de temor sino de amor”.

El sacerdocio es un don, es una elección, es una gracia inmerecida, porque no está basada en nuestros propios méritos o capacidades, sino en el  puro amor de predilección de Dios, como escuchábamos en el Evangelio: “Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”. Como a san Mateo, Jesucristo, después de orar al Padre, lo llama a Julián,  en orden a la edificación del Cuerpo de Cristo. Le pido al Señor  que  tenga la repuesta de Mateo: levantarse, seguirlo y abandonarlo todo. 

          Pero ¿qué significa ser sacerdote?  San Pablo nos dice que, ante todo, ser sacerdote es ser administrador: «servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.” (1 Cor. 4, 1-2).  El administrador no es propietario, sino aquel a quien se le confían los bienes para que los gestione con justicia y responsabilidad.

Recibe de Cristo  nada menos que los tesoros de la salvación para distribuirlos entre sus hermanos a los cuales es enviado. Se trata de los bienes de la fe.  Es, por tanto,  el hombre de la Palabra, el hombre de los  sacramentos, el hombre del «misterio de la fe».  Nadie puede considerarse «propietario» de estos bienes. Todos somos sus destinatarios. El sacerdote, sin embargo, tiene la tarea de administrarlos en virtud de lo que Cristo ha establecido.

 La vocación sacerdotal es un misterio. Es el misterio de un «maravilloso intercambio» entre Dios y el hombre. Éste ofrece a Cristo su humanidad para que Él pueda servirse de ella como instrumento de salvación, casi haciendo de este hombre otro sí mismo. (Tomen y coman, este es mi cuerpo…yo te absuelvo…). Si no se percibe el misterio de este «intercambio», no se logra entender cómo puede suceder que un hombre joven, escuchando la palabra ‘‘¡Sígueme!», llegue a renunciar a todo por Cristo, con la certeza de que por este camino su personalidad humana se realizará plenamente.

 Nuestro querido y recordado san Juan Pablo II se preguntaba. “¿Hay en el mundo una realización más grande de nuestra humanidad que poder representar cada día “in persona Christi” el Sacrificio redentor, el mismo que Cristo llevó a cabo en la Cruz?

El Espíritu Santo quiere servirse de Julián, de su boca, de sus manos, de su cuerpo para proclamar incesantemente la Palabra; traducirla de tal modo que toque los corazones, pero sin alterarla ni rebajarla, sin acomodarla a sus criterios; y repetir el gesto de ofrecimiento de Jesús en la Última Cena, sus gestos de perdón a los pecadores.

Será tomado de entre los hombres y permanecerá cercano a ellos, “cristiano en medio de ellos”, decía San Agustín. Pero totalmente consagrado a la obra de la salvación.

Será instrumento, pobre y humilde, que no debe atribuirse el mérito de la gracia transmitida; solo instrumento.

Querido Julián:

¡Qué grande y maravilloso es proclamar la Buena Nueva!, hacer conocer a Jesucristo; poner a nuestros hermanos en relación personal, viva con Él; velar por la autenticidad y la fidelidad de la fe, para que no decaiga, para que no sea alterada ni esclerotizada. Ser maestro de fe y predicador incansable de la misma; testigo de quien vive lo que anuncia y ayuda a descubrir, con gestos cotidianos, la verdad de lo que dice y lo que cree y así mantener en la Iglesia el impulso misionero, como nos insiste Francisco, formando comunidades santas, evangelizadoras y servidoras.

¡Que noble misión es dispensar los misterios de Dios!, ser canal transparente de la gracia de Cristo, hacerlo presente de modo sublime en el misterio pascual a través de la Eucaristía, y en su gesto misericordioso del perdón.

¡Qué extraordinario es ser pastor!; construir y mantener la comunión entre los cristianos, en el lugar que se te confíe, corresponsable de las otras comunidades  de la Arquidiócesis, todas en unión con el sucesor de Pedro. ¡Qué desafiante buscar las ovejas perdidas!

En ese pastoreo tendrás que presidir la caridad de tu comunidad especialmente entre los  más pobres y los que más sufren.

Julián: sólo podrás servir eficazmente al hombre si te sientes «encadenado a Cristo por el Espíritu”. Somos humildes servidores de los hombres; pero nuestra capacidad de servicio la engendra en nosotros la absoluta y gozosa inmolación a Cristo.

El servicio cotidiano no es fácil. Es importante una permanente disponibilidad para contemplar, convertirnos y morir.  Servir a los hombres es entenderlos, asumirlos, salvarlos… Multiplicarles el pan eucarístico, abrirles los misterios del Reino, comunicarles el don del Espíritu. (Como  lo enseñaba el Venerable Cardenal Pironio).

Como decía santa Teresa de Calcuta: “Tengan la libertad de amar y de ser todo para los hombres. Por eso necesitan ser libres, pobres y llevar una vida simple… Como sacerdotes tienen que ser capaces de alegrarse de esta libertad, de no poseer, de no tener a nadie; sólo entonces podrán amar a Cristo con amor indiviso en la castidad y entregarse sin reservas a sus hermanos”.

Que la Eucaristía llegue a ser para vos una escuela de vida, en la que aprendas a entregarla. La vida no se da sólo en el momento de la muerte, y no solamente en el modo del martirio. Debes darla día a día. Debes aprender a desprenderte, a estar a disposición del Señor para lo que te necesite  en cada momento. Dar la vida, no tomarla. Sólo quien da su vida la encuentra.

Marianiza tu sacerdocio. Como san Juan, introdúcela en el dinamismo de tu existencia y de tu misión. Vas a  comenzar a ser su hijo predilecto porque te asemejarás más a Jesús, y también porque como Ella, vas a estar comprometido  en la misión de proclamar, testimoniar y dar a Cristo al mundo.

Que Ella te conceda la gracia de la generosidad en la entrega, la fidelidad en el compromiso, una vida pobre y un amor ardiente y misericordioso…

Has tomado como lema, una frase que te ha marcado fuertemente los últimos años de tu Seminario y que hoy por primera vez la pronunciarás como sacerdote: “Por Cristo, con Él y en Él”.

Es todo un programa de vida sacerdotal porque señala la configuración más íntima del amor en quien pertenece a Cristo. Nada hace por sí mismo ni para sí mismo, nada hace para ser visto por los hombres ni aplaudido por ellos: sólo obra por Cristo, para Cristo, movido por su Amor y en respuesta a su Amor.

 Es el dinamismo de la vida cristiana, que parte siempre de la Gracia: ¡siempre con Cristo! Nuestra existencia  es fruto de un encuentro personal y único con Él, un acontecimiento decisivo, y nada ni nadie nos puede separar de su Amor.

Con Él, que siempre nos acompaña; que siempre dirige nuestros pasos; que jamás nos niega su Gracia. ¡Siempre con Él!, rechazando cuanto nos aparte de Él…

       “Por Cristo, con Él y en Él…”

  En Él, ¡en el Señor! Ya comamos, bebamos, o hagamos cualquier otra cosa, siempre en Él, en el Señor, para Gloria del Padre. Cuanto hacemos, lo hacemos en Cristo, movidos por su Espíritu Santo;  con Él y por Él para la Gloria del Padre y para el bien de nuestros hermanos.

 Nuestro mundo tiene necesidad de esperanza, estamos viviendo la  asfixia de ocultar a Dios de nuestra cultura y la parálisis del pesimismo. Sé profeta de esperanza, grita al mundo la esperanza, pero no una fácil o ilusoria, sino la que nace de la cruz Pascual de Cristo. «Una esperanza sin alegría no es esperanza, no va más allá de un sano optimismo.» «La alegría fortalece la esperanza y la esperanza florece en la alegría”.  (Francisco)

 Que Dios bendiga a tu familia, a los Formadores del Seminario, especialmente a las comunidades parroquiales de Santa Lucía en donde nació tu vocación, y de Santa Rosa que te acompañó con tanto cariño en esta última etapa.

Demos gracias a Dios y pidamos con insistencia y confianza por el aumento de las vocaciones sacerdotales y consagradas.

Santísima Virgen del Rosario,  nuestra Madre y Patrona, te encomiendo el sacerdocio de Julián.

Madre, únenos a Ti en la tierra y llévanos contigo al Cielo.

Retiro Mixto abierto

Los días 1 y 2 de octubre tendrá lugar un Retiro Vocacional Mixto. Será bajo el lema “Jesús llegó a Sicar para dar lugar a un encuentro”. Está destinado a jóvenes a partir de 16 años.

El retiro comenzará el 1 de octubre a la mañana y culminará el 2 por la tarde. Próximamente se confirmará el lugar.

La inscripción se puede realizar a través del link disponible en el Instagram @semiparana y en el Facebook del Semanario.

Peregrinación en honor a Santa Gianna Molla

Este año se cumplen los 100 años del nacimiento de Santa Gianna Beretta Molla y por este motivo se ha organizado una Peregrinación de Madres, que tendrá lugar este domingo 25.

La peregrinación –de 17 kilómetros- partirá a las 8:00 desde Casa Padre Lamy y llegará alrededor de las 12:00 al Monasterio Abba Padre.

Desde el grupo organizador “Santa Gianna Beretta Molla” se invita a madres, esposas, novias, consagradas y jóvenes mayores de 18 años, “todas llamadas a desplegar la maternidad física o espiritual sobre este mundo que clama por el renacer del espíritu verdaderamente femenino”.

Inscripciones: 343 4655036

Sobre Santa Gianna Beretta

Gianna Beretta Molla vivió con generosa entrega el don de la maternidad hasta el final de su vida. Obtuvo el título de doctor en medicina y cirugía en 1949 en la Universidad de Pavía y en 1952 se especializó en pediatría en la Universidad de Milán. Según indica su biografía, ella “prefería entre sus pacientes a los pobres”, así como a las embarazadas, a los niños y a los ancianos.  Fue beatificada por San Juan Pablo II el 24 de abril de 1994, durante el Año Internacional de la Familia; y canonizada por el mismo Pontífice el 16 de mayo de 2004. Santa Gianna Beretta es considerada patrona de la defensa de la vida, de las madres, de los médicos y de los niños por nacer.

Patronal Nuestra Señora de la Merced

Cerrito

La Parroquia Nuestra Señora de la Merced celebra su novena patronal hasta el viernes 23.

Según se indicó desde las 19: 00 se atienden confesiones y desde las 19: 15, está prevista la llegada de los peregrinos.  La misa será a partir de las 20:00.

Martes 20: Se rezará Por todas las instituciones que prestan servicio en la comunidad.

Miércoles 21: Se rezará por los jóvenes.

Jueves 22: Se rezará por los Deportistas, Cantores, Músicos, Artesanos y Escuelas de Danzas y Particulares. A continuación de la Santa Misa: Adoración al Santísimo por 30 minutos.

Viernes 23: Se rezará por los perseguidos a causa de la fe.

21:00. Vigilia Mariana. Actuación de la Banda Municipal, en el atrio.

Sábado 24:

00:00: Saludo Solemne a la Virgen. Repique de campanas

09:00. Exposición de Micros emprendimientos, en Plaza las Colonias

10:00. Bicicleteada con los Niños y sus familias

15:30. Salida de la Imagen de Nuestra Madre. Santo Rosario.

16:00. Santa Misa, presidida por el Sr. Arzobispo Monseñor Juan Alberto Puiggari.

Procesión. Desfile de agrupaciones gauchas y policía montada. Actuación de la Banda De La provincia de Entre Ríos. Desfiles de instituciones. Actuación de Banda amigas y Grupo Remanso.

Hernandarias

La Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Villa Hernandarias está celebrando su novena patronal con el rezo del rosario a las 19:30 y a las 20:00, misa. El programa es el siguiente:

Martes 20: Por la Patria y las instituciones.

Miércoles 21: Por los estudiantes.

Jueves 22: Por los niños.

Viernes 23: Por los difuntos.  Luego de 21:00 a 23:00, será el fogón-vigilia en el Anfiteatro. De 23:00 a 00:00, Adoración Eucarística y luego repique de campanas y se cantará el Feliz cumpleaños a María de la Merced.

Sábado 24: Día Patronal. 

10:00 Caravana de autos con la imagen de la Virgen por las calles del pueblo.

17:00 Procesión a pie. Luego santa misa y primeras comuniones en el anfiteatro. Guitarreada en honor a la Virgen.

Segui

Bajo el lema “Junto a la Virgen de la Merced, caminemos en comunidad” la localidad de Segui está desarrollando la novena patronal.

En estos días de novena, se reza el rosario a las 19:00 y 19:30 tiene lugar la santa misa, con las siguientes intenciones:

Martes 20: Por los niños.

Miércoles 21: Por los enfermos y afligidos.

Jueves 22: Por las vocaciones.

Viernes 23: Por los difuntos. 

A las 23:00, tendrá lugar la Vigilia y Rosario Iluminado. A las 00:00 se cantará el Feliz Cumpleaños.

El sábado 24, a las 9:30 se rezará el Rosario y a las 10:00 será la misa en el atrio del templo, presidida por el Arzobispo Monseñor Juan Alberto Puiggari. Luego, será la procesión.